Cómo afecta la diabetes en el ámbito laboral de las mujeres

 Cómo afecta la diabetes en el ámbito laboral de las mujeres

Piel rosácea, dermatitis de contacto y otros problemas comunes en la piel de las mujeres.

La diabetes es una de las enfermedades que cada vez son más comunes en todo el mundo. Las personas que padecen diabetes se caracterizan por tener unos niveles de azúcar o glucosa en la sangre mucho más altos que el resto, exponen en Medline Plus.

La insulina es una hormona que nuestro cuerpo produce para ayudar a que la glucosa entre en las células y así proporcionales energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina y, en el tipo 2, el cuerpo no produce o no utiliza la insulina de manera adecuada.

Sin insulina, la glucosa se queda en la sangre, y, con el tiempo, un exceso de glucosa puede dañar ojos, riñones y nervios, así como provocar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales o incluso la necesidad de amputar un miembro.
Según Epdata, la base de datos y gráficas de la Agencia Europa Press, la diabetes afecta a casi 6 millones de personas en toda España, por lo que un 7,8% de la población padece la enfermedad. Entre todos los casos, la más común es la diabetes tipo 2.

Por otro lado, la diabetes afecta a un 7,11% de todas las mujeres españolas, siendo el grupo de edad más abundante las mujeres mayores de 75 años, que ocupan un 24,22% de todas las enfermas de diabetes.

Además, la diabetes es la novena causa de muerte entre mujeres en el mundo y la cuarta causa de muerte femenina en España, según datos de la Sociedad Española de Diabetes, recogidos a través de Infosalus.

Problemas en el ámbito laboral de las mujeres con diabetes
Las mujeres con diabetes, requieren unos cuidados especiales referentes a su salud y nutrición en su día a día.

Pero además, se enfrentan a una doble barrera laboral, pues a parte del techo de cristal o la brecha salarial existentes en las trabajadoras, la enfermedad todavía les dificulta más el acceso a ciertos empleos públicos.

Así, la desigualdad de género es un problema al que se enfrentan todas aquellas pacientes de diabetes.

De este modo, las mujeres españolas se enfrentan a graves dificultades para conciliar la vida laboral y la familiar, que repercuten directamente en un peor nivel de adherencia al tratamiento.

Desde la FEDE recuerdan que las mujeres ya tienen ciertas dificultades para acceder a diferentes puestos de trabajo públicos que están fuertemente masculinizados. Si a eso le añadimos que sufren diabetes, esto puede suponer “una dificultad añadida para las candidatas».

Según recalcan, la diabetes no debería ser motivo de exclusión para acceder a cuerpos como la Guardia Civil o las Fuerzas Armadas, ya que muchas pacientes acreditan informes médicos “que constatan un buen control de la diabetes”.

Por ello, desde la organización piden que se analicen los casos de forma individual “atendiendo al control y estado de su diabetes, y no simplemente al hecho de que la padezca”.

¿Qué riesgos tienen las mujeres con diabetes frente a los hombres?
La diabetes es una enfermedad que afecta en igual proporción a hombres y mujeres. Sin embargo, no afecta de igual manera.

Desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) alertan que las mujeres viven tres etapas en sus vidas en las que el control de los niveles de glucosa en sangre puede ser más complejo, por los procesos hormonales. Estos son la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Por tanto, durante esas etapas las mujeres con diabetes deben dar prioridad al control de su salud, cambiar algunos hábitos en su nutrición y practicar ejercicio físico regular.

Tal y como afirman estos expertos, la diabetes aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, siendo la complicación más común, y este aumento es dos veces mayor en mujeres que en hombres.

Además, las mujeres presentan “un riesgo mayor de tener otras complicaciones relacionadas con la diabetes, como ceguera, daño al riñón y depresión”.

Por su parte, desde la Oficina para la Salud de la Mujer señalan que en comparación con los hombres que padecen diabetes, las mujeres tienen tasas de supervivencia más bajas y una peor calidad de vida después de sufrir un ataque cardíaco, así como un mayor riesgo de depresión.

Related post