Derechos de la Tercera Edad, para una mejor vejez.

 Derechos de la Tercera Edad, para una mejor vejez.

El 28 de agosto de 1948, María Eva Duarte de Perón proclamó por primera vez en la historia argentina, los “Derechos de la Ancianidad”.

Este legado ha crecido y hoy las personas adultas mayores, 0tienen derechos inalienables pero insuficientes. Es de conocimiento colectivo que las necesidades de hoy superan el tema previsional.

Como individuos activos y receptivos, viven en un mundo cambiante en forma acelerada. Conforman una franja etaria muy particular, nueva y muy numerosa. Es importante resaltar el progresivo aumento de las personas mayores en el mundo. Este grupo etario presenta características biológicas, psicológicas, sociales e históricas muy diferentes. Necesitan servicios de salud psicofísica, atención política y reconocimiento legal, muy específicos. diferencias esenciales, para continuar nuestro desarrollo evolutivo.

Las formas particularísimas que ha adaptado el Estado argentino, ha surgido del nuevo Código Civil y Comercial Argentino-vigente desde agosto de 2015.  El mismo tiene de base a la Convención Interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores –CADPM- de la OEA (15 de junio de 2015). Así mismo, la norma nacional N° 27.360, normativa por la que la Argentina oficializó la aprobación de esta Convención Interamericana.  Tanto unos como otros se presentan dentro de una dispersión normativa considerable.

Son muchos y variados los derechos que son incumplidos en forma específica con las PAM. Esto no permite una evaluación jurídica integral de la situación. Lamentablemente no estipulan las condiciones sociales y axiológicas que deben ser respetadas respecto de los PAM.

La novedad del Derecho de la Vejez surge de esta necesidad de integrar en un cuerpo jurídico todos y cada uno de los aspectos esenciales de la vida de los viejos y viejas. Nace en los Centros de investigaciones en Derecho de la Vejez y Derecho de la Salud de la Universidad Nacional de Rosario. Las investigadoras responsables son las Dras. Isolina Dabove, Marianela Fernández Oliva y Erika Nawojczyk.

El abordaje a este constructo jurídico integrativo, contiene aspectos de la realidad a través de conceptos claros.

• -Concibe a las personas mayores como sujetos protegibles en sentido pleno. y se orienta a fortalecer la situación jurídica de los de más edad.

• -Interpreta el envejecimiento como un proceso vital complejo y múltiple, bio-psico-social-biográfico.

• -En tanto humano, está investido de una dignidad intrínseca que implica incorporar, al análisis bio-psico-social la dimensión histórica de los viejos y viejas.

• -Exige así, homogeneidad vital, necesaria para el sostenimiento de un sistema jurídico coherente;

• -Afirma la unicidad de la PAM, reclamando la diferenciación valiosa y de respeto por la identidad (disímil de la identidad de los otros estadios etarios de los seres humanos)

• -Considera a la persona de edad como un sujeto altamente vulnerable, debido a los cambios biológicos normales y clínicos típicos de las edades cronológicas. Así mismo, las posibilidades aumentadas de ser dañadas física y moralmente. Los maltratos sociales e individuales y las dificultades de acceso a la justicia.

• -Coloca al anciano, en un “Locus” jurídico de Persona: Las relaciones jurídicas se establecen desde esta particular perspectiva psico-bio-social-historica

• -Presenta un criterio especial de justicia que permita tanto proteger como integrar a la comunidad.

¿COMO SE TRADUCE ESTE MARCO TEÓRICO EN DERECHOS PARA LOS Y LAS PAM?

La capacidad de las personas: solo un equipo interdisciplinario, de médicos, psicólogos, abogados, asistentes sociales, etc.; puede determinar la facultad mental física, psíquica, social y jurídica de las personas adultas mayores para tomar decisiones.

La importancia de la salud en la tercera edad | KienyKe

Derechos y Actos Personalísimos: significa tener el derecho de ser y manifestarse como lo disponga su personalidad.

Poder defenderse de todo tipo de violación a la persona, sin importar de donde provenga, esto incluye al Estado.

Son imprescriptibles, no se extinguen, esto es que tiene el valor de hecho jurídico dañoso, en todo momento de la vida. Garantizan la protección y disfrute de las manifestaciones físicas y espirituales en todos los ámbitos. Es ser reconocido y valorado en la dignidad personal. Derechos sobre bienes y derechos sobre el cuerpo humano o sus partes.

Estos son: Derecho a la intimidad, al honor, a la imagen, a la identidad, a la dignidad, a la vida, a la salud, a la integridad, a la autonomía. La libre elección individual de planes de vida y la adopción de ideales.

Consentimiento informado: esto permite que la persona enferma pueda elegir el tratamiento que estime más adecuado para su persona (o no), y así autorizar (o no), al médico a que lo trata. Debe recibir la información completa, adecuada, clara y precisa acerca del diagnóstico que lo aqueja, el mejor tratamiento disponible, las alternativas terapéuticas, los beneficios y riesgos esperados y el pronóstico. Involucra el derecho a rechazar procedimientos quirúrgicos, de hidratación, alimentación, de reanimación artificial o al retiro de medidas de soporte vital, cuando sean extraordinarios o desproporcionados en relación a las perspectivas de mejoría, o produzcan sufrimiento desmesurado, o tengan por único efecto la prolongación en el tiempo de ese estadio terminal irreversible e incurable.

Directivas médicas anticipadas: es un documento voluntario que elabora la persona en pleno uso de sus facultades mentales, sobre las instrucciones que deberán hacerse efectivas, cuando no pueda expresar su voluntad.

Exequias: la persona puede disponer, por cualquier forma, el modo y circunstancias de sus exequias e inhumación, así como la entrega de todo o parte de su cadáver con fines terapéuticos, científicos, pedagógicos o de índole similar.

Vicios de los actos jurídicos: es la posibilidad de demandar la nulidad o la falsedad de los actos jurídicos, cuando una de las partes, obtiene una ventaja patrimonial desproporcionada y sin justificación. Corresponde a un acto de mala fe, aprovechando la necesidad, debilidad psíquica o inexperiencia de la persona afectada.

Relaciones de familia:

Adulto Mayor Dependiente: el Rol de la Familia en su Cuidado

a. Atribución de la vivienda: incluye aquí a los adultos mayores que convivan con el dueño de la vivienda, tienen el derecho de habitarla, hasta que así lo quieran o fallezcan.

b. Derecho de comunicación: autoriza la vinculación periódica y de manera asidua entre dos personas unidas por un determinado grado de parentesco. Sanciona a las personas, que le impidan, el contacto familiar con quien el AM desee mantener.

c. El adulto mayor en su rol de abuelo: establece expresamente algunas prerrogativas dirigidas a regular el vínculo entre abuelos y nietos. Respetar y facilitar el derecho de los hijos e hijas a mantener relaciones personales con abuelos.

d. Deberes de los hijos: respetar a sus adultos mayores en sus determinaciones. Cumplir con las decisiones de los progenitores que no sean contrarias a su salud, seguridad y bienestar; prestar a los progenitores colaboración propia de su edad y desarrollo.

Fuente de sabiduría: El rol del adulto mayor en la familia. - Senior Suites®

 

Victorina Ruth Campoy Benasayag, ,  Licenciada en Psicología, Magister en Criminología, Trabajo en Consultorio y Perito en Tribunales.  Socia Fundadora de JUBYPEN MENDOZA

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de MeFascina

Fuente:  JUBYPEN MENDOZA  

Related post