Guía a tu hijo adolescente para que no tenga un primer amor tóxico

 Guía a tu hijo adolescente para que no tenga un primer amor tóxico

Feminismo en la adolescencia: cómo transmitir a tus hijos cómo son las relaciones amorosas saludables.

‘Mamá, papá, tengo novio’. Pensabas que nunca iba a llegar ese momento ¡pero ha llegado! Tu hijo o hija ha crecido, se ha convertido en un adolescente y te ha confirmado lo que tú ya sospechabas: tiene pareja o le gusta alguna persona. ¿Cómo podemos guiar a nuestro hijo adolescente para evitar un primer amor tóxico? ¿De qué modo acompañarles desde el respeto y la comprensión? ¿Cómo enseñar a nuestros hijos adolescentes a construir relaciones sanas y a no sentirse obligados a hacer cosas que no quieren por presión?

Índice
  1. Cuando tu hijo adolescente te dice que tiene novio o novia
  2. Cómo saber si tu hijo tiene un primer amor tóxico
  3. Feminismo: relaciones amorosas saludables en la adolescencia

Cuando tu hijo adolescente te dice que tiene novio o novia

Un primer amor tóxico en la adolescencia

No es sencillo saber qué necesitan nuestros hijos de nosotros cuando llegan a la adolescencia. ¿Cómo debemos actuar los padres cuando nos dicen que tienen pareja? Como hayamos vivido nosotros nuestros primeros amores en la adolescencia así nos mostraremos cuando nuestros hijos nos digan ahora que tienen novio o novia.

No obstante, por mucho o por poco que sepamos del tema, cada uno tiene su propia experiencia (tanto pasada como presente), los padres debemos ser un referente para los hijos que recién empiezan a construir sus relaciones.

Hablar del tema de las relaciones, esa conversación que todos los padres tenemos en algún momento con los hijos debe comenzar en la infancia, de este modo, cuando lleguen a la adolescencia ya tendrán las bases sentadas: ¿qué significa tener pareja?, ¿qué es el respeto?, ¿cómo se conocieron mamá y papá?, ¿por qué en esta película romántica se tratan así?

Y, además, para tener una noción más clara de la idea del amor que tienen los niños, les preguntaremos ¿qué es para ti el amor? Según sea su respuesta así podremos encauzar el tema. Se trata de aprovechar el día a día de los niños para irles transmitiendo una versión saludable del amor. De esta forma, les estaremos dando las herramientas para que sean capaces de detectar un primer amor tóxico.

Cómo saber si tu hijo tiene un primer amor tóxico

Relaciones amorosas saludables para adolescentes

Es importante que, una vez que nuestros hijos adolescentes nos digan que tienen una relación amorosa, estemos atentos a las señales que nos podrían alertar de que es un amor tóxico. Las características de relaciones tóxicas que te proponemos a continuación, también son aplicables a otro tipo de relaciones más allá del primer amor.

– El adolescente es un ser social, es decir, se mueve en su entorno, con sus amistades. Si observas que ya no se junta tanto a su círculo de siempre, donde antes había amigos ahora solo hay pareja… es que es posible que estemos ante un amor controlado. El control en las relaciones amorosas y el feminismo es algo sobre lo que tenemos que hablar con nuestros hijos adolescentes.

– Otra señal de alerta de que nuestro hijo o hija adolescente tiene una relación de noviazgo poco sana es que deja de lado los planes que hacía antes: jugar al fútbol, salir a bailar, ir los fines de semana al campo con la familia… Ahora pone excusas, dice que no le apetece, que no tiene ganas. Esto debería alertarte de que algo podría estar pasando.

– Baja su rendimiento escolar, en las notas se refleja que algo le pasa, que no está como siempre.

Pasa muchas horas en el baño arreglándose, mirándose en el espejo para luego decir que no se gusta a sí mismo, que nada le queda bien.

– Se muestra irritable, molesto, no quiere hablar del tema, de este ni de ningún otro, se encierra en sí mismo o sí misma, más incluso de lo que suelen hacer los adolescentes en ciertos momentos de rebeldía.

Feminismo: relaciones amorosas saludables en la adolescencia

Consejos de feminismo para tu hijo adolescente

Parece complicado hablar con los jóvenes de cualquier cosa, ¿verdad? Sobre todo cuando sacamos a colación los consejos, nuestros hijos adolescentes, que tan mayores se ven, no quieren ni oír hablar a sus padres sobre ‘haz esto y no lo otro’, ‘cuídate’ y demás cosas que siempre les decimos. ¿Cómo iban entonces a hacernos caso cuando les hablemos del amor sobre todo si ya se han metido de lleno en una relación tóxica? ¿Cómo podemos hablarles desde un punto de vista feminista?

1. Enseña a tus hijos desde su infancia que el amor verdadero no es aquel en el que uno hace lo que sea por el otro, el amor de verdad se basa en la confianza, el apoyo y el respeto mutuo ¡en tu ejemplo tendrás el mejor recurso para darles esta lección!

2. Habla con tus hijos sobre el amor y lo que de verdad es, pero no lo hagas como si fuera la charla de siempre, una regañina, una llamada de atención. Invítale a ir a comer su comida favorita y, en ese momento distendido, comenta que estás ahí, que puede hablar contigo de lo que quiera. Trata de averiguar cuál es su visión sobre el amor, el feminismo, los celos, el control en relaciones amorosas…

3. Ayuda a tus hijos a identificar relaciones de riesgo en la que se pone en juego su dignidad, su bienestar, su felicidad.

4. Sé un ejemplo real, un modelo de relación sana, estable y de confianza. Haz ver a tu hijo que no necesita tu aprobación pero que sí tiene tu confianza, tu mano y tu apoyo incondicional. Muestra a tus hijos adolescentes que pueden apoyarse en ti, que tú estás ahí para hablar, para responder preguntas, para comentar cualquier cosa.

5. Trata de fortalecer su autoestima. Es el mejor mecanismo de defensa para que tu hijo o hija adolescente no se deje influenciar por lo que digan, piensen, comenten los demás. La adolescencia es una etapa en la que necesitan la aceptación de los demás debido a que se está construyendo su personalidad, pero, cuanta más sana esa autoestima, cuanto mejores sean las relaciones con la familia, menor grado de dependencia con los iguales van a tener.

6. Los celos no son una muestra de amor ¡nunca lo han sido y nunca lo serán! El discurso mediático que lanza la sociedad habla, muchas veces, del amor romántico entendido como forma de pertenencia. No es fácil reconstruir esta visión, pero debemos hacerles entender que un amor sano es aquel que se basa en la confianza, el uno cuenta con el otro.

Un amor deja de ser sano cuando uno controla al otro, le pregunta a cada rato dónde ha estado, le mira el móvil para ver con quién ha hablado, le pide que le comparta la clave de sus redes sociales

7. El amor no lo puede todo, no todo vale, no todo se acepta ¡el límite lo ponemos nosotros!

 

Fuente: guiainfantil.com

Related post