Teresa Helbig tras 25 años en la moda: «No hay que caer en lo obvio ni hipersexualizar»

 Teresa Helbig tras 25 años en la moda: «No hay que caer en lo obvio ni hipersexualizar»

Lleva 25 años manteniéndose en sus trece. Teresa Helbig es primera personal del plural, una sociedad matriarcal con una vida personal tan apasionante como su trayectoria. «No soy fácil ahora ni lo era de pequeña».

Hay quienes esperan al lunes para empezar una dieta o a tener la perfecta ropa de deporte para matricularse en un gimnasio. Lo que podría ser un punto de inflexión, la celebración de un cuarto de siglo de uno de los principales exponentes de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid es un día más en el atelier de la diseñadora Teresa Helbig (Barcelona, 1963). No hay por qué esperar a cumplir 25 años para hacer balance o cuestionarse qué cosas habría cambiado si empezara ahora. «Estamos igual de entusiasmados, pero tan inconscientes como cuando comenzamos. La de diseñar, es una profesión tan dura que te da la sensación de que nunca sabes nada con seguridad. Ha sido difícil, ha sido duro, una carrera de fondo», reconoce con esa forma de hablar tan peculiar, cercana y coloquial con la que contribuye a hacer asequibles las plumas de marabú, los terciopelos, las sedas y las gasas que cuelgan de sus percheros. «Es muy difícil trabajar en moda y mantenerse», se sincera, y eso que es de las grandes privilegiadas que ha encontrado en la mujer un altavoz, y ha vestido desde a la reina Letizia a la actriz Macarena Gómez para los premios Goya. Rodeada de su gang (pandilla), como cataloga ella a las jóvenes actrices que mejor representan su idea de feminidad, es fácil darse cuenta de que Teresa Helbig en estos años todavía no ha interiorizado la dimensión real de su figura dentro de la industria nacional.

La diseñadora posa con la Helbig Club T-shirt que rinde tributo a su grupo de mujeres inspiradoras.

La causa la encontramos más tarde en una de sus declaraciones, cuando trata de destripar el que cree que ha sido su secreto para sostenerse todos estos años. «Está en no tener ego, cederle el protagonismo a los demás, éste es un trabajo de generosidad y amor a la costura». Una cualidad con la que se nace o en la que se te educa. Y esto sí que no lo podrías empezar de un lunes para otro.

 

Related post