Uno de los trilobites prehistóricos más grandes del mundo resultó ser una nueva especie

 Uno de los trilobites prehistóricos más grandes del mundo resultó ser una nueva especie

Los restos fosilizados de un gigantesco trilobites prehistórico, descubiertos en 1962 en el cañón del Rey, en Australia, han sido clasificados como una nueva especie. Se trata de uno de los trilobites más grandes jamás encontrados.
La criatura, bautizada como Lycophron titan, habitó en lo que ahora es Australia hace entre 458 y 460 millones de años, en el período Ordovícico y medía unos increíbles 45,3 centímetros. A modo de comparación, un trilobites promedio mide tan solo entre 2 y 7 centímetros, mientras que el trilobites más grande de la historia, Isotelus rex, tiene un tamaño de 72 centímetros.

Un trilobites, imagen referencial - Sputnik Mundo, 1920, 04.08.2021

«Es el trilobites más grande jamás hallado en Australia. El anterior poseedor del récord era del mismo tamaño que la cola de este animal», explica uno de los autores del estudio, el paleontólogo Patrick Smith.

Los investigadores cuentan que utilizan fósiles como una especie de relojes para averiguar de qué época datan. «Al igual que en un reloj, donde hay horas marcadas en el dial, utilizamos algunos fósiles de la misma manera. Por ejemplo, este fósil nos dice que es del período Ordovícico», señala Smith.

Trilobita - Wikipedia, la enciclopedia libre

Durante el estudio, los científicos imprimieron una réplica tridimensional del fósil, hecha de plástico de alta ingeniería. Luego, Adam Yates, jefe de conservación de las Ciencias de la Tierra del Museo y la Galería del Arte del Territorio del Norte, la pintó a mano.
«Una de las cosas maravillosas de la tecnología del escaneo 3D es el hecho de que permite a los científicos compartir especímenes sin correr el riesgo de dañar el original durante el transporte», explica Smith, quien agrega que esto también permite evitar altos costos logísticos, pues en ciertos casos, los restos fosilizados «llegan a pesar decenas de cientos de kilogramos».

La copia es «casi perfecta» e indistinguible del original, coinciden los paleontólogos australianos.

Related post